El coraje, tu mejor aliado en momentos de cambio y reto

Emprende tu camino hacia el aprendizaje continuo y el logro

Iniciamos el año con un montón de propósitos que deseamos llevar adelante. Es el momento de tomar consciencia sobre los retos que se nos plantean y de pasar a la acción. Algunos de los objetivos que nos hemos marcado nos retan y tenemos dudas de nuestra capacidad para alcanzarlos. En la empresa hemos establecido planes ambiciosos para afrontar el nuevo año con éxito y debemos trabajar con entereza para alcanzarlos. Toca tener coraje, dar un paso firme al frente.

El coraje es imprescindible para abandonar nuestra zona de confort y abrazar el mundo de lo desconocido. En líneas generales, nos sentimos seguros cuando hacemos aquello que tenemos bajo control, lo que sabemos hacer casi sin pensar. Permítete romper barreras. El coraje no tiene límites. Para avanzar con valentía es necesario poner foco, tomar la parte de responsabilidad que te corresponde sobre aquello a lo que te enfrentas, y trabajar con una mirada largoplacista. El coraje es atrevernos.

Cuando la curiosidad se apodera de nosotros y estamos abiertos a descubrir nuevas formas de hacer y decidimos emprender nuevos caminos, seremos capaces de llevar a cabo todo aquello que nos propongamos. No tomar riesgo, en muchos casos, nos lleva a la inacción.

Ante situaciones complejas y diversas se nos abren nuevas oportunidades. Oportunidades que debemos aprovechar para tener una vida plena.

¿Cómo avanzar hacia ellas? ¿Cómo emprender el camino hacía el éxito? ¡Con coraje!

El coraje es sinónimo de valentía. Si tomas en cuenta sus sinónimos del diccionario de la lengua española: valor, valentía, decisión, ánimo, arrojo, ímpetu, intrepidez,… observarás que todos ellos te llevan a la acción, a estar en movimiento con contundencia y firmeza.

Esto implica dejar de lado el miedo a fracasar. Cuando buscas la perfección ante situaciones de reto, el miedo aparece y limita tu capacidad de evolucionar. Por ello es importante tener presente que a la primera persona a la que te has de enfrentar es a ti mismo. Para dar un paso al frente necesitas creer en tus capacidades, mostrarte vulnerable y flexible.

En el camino al cambio, siempre encontrarás detractores o simplemente personas que no se sienten seguras ante la situación y que verán en las críticas su protección. No te muestres evitativo, no culpabilices. Afronta los temas difíciles con valentía, trátalos con apertura y transparencia, incluso mostrando tu propia incompetencia. Ante los obstáculos, no abandonar. Si te caes, te debes levantar de nuevo para volverlo a intentar.

Para adaptarnos al cambio y ser eficaces, deberemos ser creativos, tener la mente abierta para explorar diferentes perspectivas y agudizar el ingenio frente a un mismo tema. Y como dice una buena amiga mía, “para ser creativo no es preciso ser un artista”.

No enfrentarse a los problemas hace que estos se agraven. Sin embargo, afrontarlos con coraje hace que además de resolverlos, se genere un clima de confianza plena, y se transmita seguridad y firmeza.

Para actuar con coraje, se necesita perseverancia, constancia, integridad, y transparencia.

Sé abierto, curioso, explora las distintas ideas que se te ocurran para actuar con agilidad, decisión y valentía ante los objetivos que te propongas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *