Ser direct@ – ¿Asertiv@ o agresiv@?

Impactos en la relación cuando la comunicación es directa

La comunicación directa nos puede ayudar a poner foco sin dejar lugar a la ambigüedad, transmitiendo el mensaje con claridad y seguridad.

Ser directo = Decir lo que uno piensa de forma clara y contundente. Sin filtros. Sin pararte a pensar la interpretación de los demás.

En mi trabajo, me encuentro con personas que dicen tener un estilo directo que en ocasiones sienten que no es bien recibido y perjudica en sus relaciones. Aun así, la disposición al cambio, no siempre está presente. En ocasiones, hay miedo a perder efectividad. Sienten que este estilo les permite ser más resolutivos y alcanzar los resultados con mayor eficiencia.

En un estilo de Comunicación Directa no hay mensajes ocultos ni sutilezas. Las personas con este estilo de comunicación prefieren la información clara y práctica, “sin rodeos”. Quieren ir al grano y que los demás hagan lo mismo. Si no sienten que la información es importante para ellos, desconectarán. Se muestran resolutivos y no esperan a que otros intervengan.

Cuando tu interlocutor se expresa con este estilo de comunicación sabes exactamente a qué atenerte, ya que verás exactamente lo que piensa y siente.

Todo ello necesario sin sobrepasar ciertas líneas y sin dejar de lado a los demás. Las personas con este estilo pueden ser percibidos, en ocasiones, como agresivas, individualistas y que actúan con precipitación.

Se trata de ser directo con control de tus actos y de tu impacto.

Un cliente me comentó que era consciente que el hecho de ser directo, le hacía ser “impopular”. Para él, mostrarse así era un signo de eficiencia y de mostrar su capacidad para alcanzar resultados en forma y tiempo. Algo que no quería perder ni poner en riesgo. A su vez, era consciente de la necesidad de mejorar su conexión con los demás y de trabajar de forma colaborativa.

Vale la pena pararse a analizar qué pones de verdad en riesgo cuando te muestras directo.

¿Qué impacto tiene en el interlocutor una forma directa de comunicarnos?

A las personas directas no les da miedo pensar sobre cómo son percibidos y las consecuencias de su forma de actuar. Sin embargo, desean tener un impacto positivo y mostrar su capacidad para tener un buen desempeño. Por ello, toca trabajar en cómo comunicar.

Piensa en una situación en la que sabes que has sido directo. Repásala y observa dónde has puesto el foco. Te darás cuenta que generalmente en momentos de presión, en situaciones de estrés, ponemos el foco en el resultado y en avanzar rápido sin tener en cuenta otras perspectivas, otras personas. En ocasiones los demás entorpecen nuestro pensamiento, les vemos como algo que ralentiza las decisiones e incluso nos hace ver la incompetencia ajena. Por ello, antes de avanzar, debemos parar y observar las diversas contribuciones que han habido (incluso la mía propia). Ante los diferentes caminos a emprender, seguro que habrá detractores y personas que se muestren reactivas. También seguro habrá personas que valoran tus aptitudes y agradecerán que compartas la experiencia. Sea cual sea la postura, seguro que pararte te va a permitir observar con valor otras perspectivas y hacer que las ideas sumen y los resultados superen las expectativas.

Cuando te defines como persona directa, has de ser especialmente cuidadoso en el momento de dar un feedback negativo o bien cuándo quieres rebatir un tema por tener ideas contrapuestas.

Para tener éxito en tu comunicación y asegurar un buen impacto:

  • Inicia la conversación con una intención positiva y un propósito de mejora.
  • Habla de lo que tu ves y piensas y no lo que otros hacen o deben hacer.
  • Refiérete al tema y no a la persona Alguien me dijo: “Se ha de ser duro con el tema y suave con la persona”.
  • Muéstrate asertivo. Aprende a decir que NO ofreciendo apoyo. “De la asertividad a la agresividad hay un paso”
  • Elige tus palabras. Elimina las negativas.
  • Sé empático. Ten presente a los demás. Escucha otras perspectivas, otras formas de pensar. Aprender a identificar aquello que une, aunque sea menor a lo que nos separa.
  • Promueve la participación de los demás. Potencia la colaboración y aprende a pedir ayuda.
  • Controla tus emociones.
  • Lenguaje verbal – Controla tu tono de voz y utiliza buenas formas: Saluda, muéstrate amable, sé respetuoso…
  • Observa tu lenguaje no verbal. Mira directamente a los ojos al mismo nivel de tu interlocutor.,…
  • No hagas juicios. No supongas.
  • Agradece.
  • Reconoce.

Si en tu comunicación directa se te percibe como agresiv@, tendrás más probabilidades de recibir respuestas negativas a tus peticiones. No avanzarás y se te “etiquetará” como persona “non grata”.

Podemos hablar claro y defender nuestras propias ideas y criterios generando un buen impacto.

El coraje, tu mejor aliado en momentos de cambio y reto

Emprende tu camino hacia el aprendizaje continuo y el logro

Iniciamos el año con un montón de propósitos que deseamos llevar adelante. Es el momento de tomar consciencia sobre los retos que se nos plantean y de pasar a la acción. Algunos de los objetivos que nos hemos marcado nos retan y tenemos dudas de nuestra capacidad para alcanzarlos. En la empresa hemos establecido planes ambiciosos para afrontar el nuevo año con éxito y debemos trabajar con entereza para alcanzarlos. Toca tener coraje, dar un paso firme al frente.

El coraje es imprescindible para abandonar nuestra zona de confort y abrazar el mundo de lo desconocido. En líneas generales, nos sentimos seguros cuando hacemos aquello que tenemos bajo control, lo que sabemos hacer casi sin pensar. Permítete romper barreras. El coraje no tiene límites. Para avanzar con valentía es necesario poner foco, tomar la parte de responsabilidad que te corresponde sobre aquello a lo que te enfrentas, y trabajar con una mirada largoplacista. El coraje es atrevernos.

Cuando la curiosidad se apodera de nosotros y estamos abiertos a descubrir nuevas formas de hacer y decidimos emprender nuevos caminos, seremos capaces de llevar a cabo todo aquello que nos propongamos. No tomar riesgo, en muchos casos, nos lleva a la inacción.

Ante situaciones complejas y diversas se nos abren nuevas oportunidades. Oportunidades que debemos aprovechar para tener una vida plena.

¿Cómo avanzar hacia ellas? ¿Cómo emprender el camino hacía el éxito? ¡Con coraje!

El coraje es sinónimo de valentía. Si tomas en cuenta sus sinónimos del diccionario de la lengua española: valor, valentía, decisión, ánimo, arrojo, ímpetu, intrepidez,… observarás que todos ellos te llevan a la acción, a estar en movimiento con contundencia y firmeza.

Esto implica dejar de lado el miedo a fracasar. Cuando buscas la perfección ante situaciones de reto, el miedo aparece y limita tu capacidad de evolucionar. Por ello es importante tener presente que a la primera persona a la que te has de enfrentar es a ti mismo. Para dar un paso al frente necesitas creer en tus capacidades, mostrarte vulnerable y flexible.

En el camino al cambio, siempre encontrarás detractores o simplemente personas que no se sienten seguras ante la situación y que verán en las críticas su protección. No te muestres evitativo, no culpabilices. Afronta los temas difíciles con valentía, trátalos con apertura y transparencia, incluso mostrando tu propia incompetencia. Ante los obstáculos, no abandonar. Si te caes, te debes levantar de nuevo para volverlo a intentar.

Para adaptarnos al cambio y ser eficaces, deberemos ser creativos, tener la mente abierta para explorar diferentes perspectivas y agudizar el ingenio frente a un mismo tema. Y como dice una buena amiga mía, “para ser creativo no es preciso ser un artista”.

No enfrentarse a los problemas hace que estos se agraven. Sin embargo, afrontarlos con coraje hace que además de resolverlos, se genere un clima de confianza plena, y se transmita seguridad y firmeza.

Para actuar con coraje, se necesita perseverancia, constancia, integridad, y transparencia.

Sé abierto, curioso, explora las distintas ideas que se te ocurran para actuar con agilidad, decisión y valentía ante los objetivos que te propongas.

Navidad 2024 – Camino a un año de esplendor

Cómo vivir con felicidad el nuevo año 2024; un año para mantener en el recuerdo.

En un contexto tan complejo como en el que nos encontramos, cada vez es más difícil saber que nos depara el futuro. En estas fechas, entramos en un proceso de reflexión profundo sobre lo que deseamos que ocurra en el nuevo año. Necesitamos parar para volver a empezar. Para iniciar el año dejando atrás aquello que deseamos eliminar de nuestra vida, aquello que queremos cambiar aquello a lo que dar continuidad, y aquello que no puede faltar y deseamos incorporar. Nuevos proyectos que nos ilusionan y deseamos emprender.

Muchos deseamos que ocurran cambios en el entorno más global, que cesen las guerras, que construyamos entre todos un mundo más sostenible, que se abandonen los malos hábitos, …

¿Qué parte depende de nosotros y cómo podemos contribuir a un mundo mejor?

Leí en algún lugar en internet que el número 24 tiene que ver con alinear nuestro corazón con nuestras acciones, encontrar un sentimiento de equilibrio y paz, y disfrutar de las cosas buenas de la vida. Tomar consciencia y tener confianza de que tenemos un camino que emprender que nos hará felices.

Para dar sentido a la vida y ser felices, debemos conectar nuestra razón de ser con nuestra contribución a este mundo tan revuelto.

Cuando te sientas abrumado por la situación, con la sensación de que las circunstancias te superan, es preciso que pares y pienses en dónde quieres poner el foco, hacia dónde quieres avanzar y establecer una pequeña acción para ti fácil de realizar. No te dejes llevar por la confusión de lo más grande y trabaja en pequeñas acciones que te permitirán progresar.

Para vivir el nuevo año con felicidad y plenitud:

  • Acéptate como eres y Sé tu mejor versión– Reconoce tus cualidades y capacidades y vive la vida que tu deseas vivir y no la que otros quieren para ti.
  • Incorpora hábitos saludables – La vida sana contribuye en nuestro equilibrio emocional y aporta calidad de vida y. Cuidar la dieta y hacer ejercicio nos pueden dar ese bienestar
  • Vive de acuerdo a tus valores en tu día a día – Te aportará mayor equilibrio a tu vida y a tu felicidad.
  • Adáptate a los cambios– Se flexible ante las nuevas situaciones de vida y las oportunidades que se te presentan.
  • Se perseverante con tus objetivos – Mantente firme ante las adversidades. Da continuidad a los mismos a pesar de los obstáculos. Siempre encontrarás más de un camino para avanzar.
  • Establece pequeñas acciones que te van a permitir acercarte a los objetivos que te has marcado. Incluye en tu agenda nuevos hábitos hasta que se conviertan en una práctica regular para ti.
  • Agradece – Cada día da gracias a todo lo que se nos presenta y ofrece

Vive tu mejor año. Un año de ensueño, lleno de diversión, ilusiones y motivación. Feliz 2024!

valores

La alineación de valores, factor esencial para alcanzar relaciones interpersonales de éxito

Hace ya algún tiempo, escribí sobre la importancia de los valores en nuestras vidas para sentirnos bien, plenos y con energía positiva. Los definí entonces como aquellos principios que determinan nuestro comportamiento como personas. Aquellas creencias fundamentales que nos ayudan a elegir cómo actuar frente a diferentes circunstancias de nuestra vida.

Hoy quería compartir con vosotros una reflexión sobre su impacto en nuestras relaciones interpersonales y a la hora de generar conexión.

Partimos de una realidad; cada persona es diferente y los puede percibir y definir de modo distinto, ¿qué palabras y metáforas lo definen mejor para ti?

El pasado verano, charlando con una persona de una situación personal, ratifiqué la importancia que tienen en nuestras vidas y el impacto que tienen en nuestras relaciones. En nuestra conversación tomó protagonismo el valor del AMOR. Aproveché para preguntarle que era para ella el AMOR y cómo lo estaba viviendo en este momento de su vida. Su respuesta me llevó a reflexionar sobre los diferentes matices que damos a un mismo valor y lo importante que es tenerlos en cuenta a la hora de interactuar con otras personas de nuestro entorno. Decidí entonces ampliar mi curiosidad y preguntar a un colectivo de personas reducido y diverso (hombres, mujeres, edades diferentes, incluso países diferentes) sobre su interpretación de este valor; el AMOR. A todos les pasé un mismo mensaje con las mismas directrices. El resultado fue este:

  • Compartir ilusiones, vivencias e intereses y sentir cerca a las personas cuando físicamente están lejos. Obvia decir que, en los buenos y en lo no tan buenos momentos
  • El amor. Sensación de plenitud máxima que te genera aquella energía incombustible con pasión y a su vez paz interior de vivir en un estado de felicidad completa y, por descontado, recíproca con la otra persona.
  • El amor es todo, para los otros y para uno mismo … (amor propio, amor al prójimo) aprecio, desear cosas buenas…
  • Amar es ser felizmente desinteresado por el bien de los demás.
  • Es querer a una persona con sus defectos y virtudes. Respetar y valorar a alguien. Dar cariño a la gente que más quieres.
  • Amor es todo lo que haces por una persona sin pensar primero en ti, todo lo que das sin pensar en que te den nada a cambio. Es esa mirada de complicidad, de ternura, de saber que pase lo que pase siempre estarás a mi lado.
  • Amor es complicidad, generosidad, empatía, interés, escucha, atención, entrega, comprensión, aceptación, dedicación, sinceridad, vitaminas, renuncia, autocrítica, espíritu de mejora, ayuda incondicional…
  • El amor es ser fiel a mi misma, amarme y ser tolerante conmigo. Para amar, dejar que sean ellos mismos y ser tolerantes con los demás.
  • El amor es como ponerse unas gafas con las que sólo tú puedes ver con ellas. Te muestran lo que es importante para ti y lo que necesitas nutrir. Amor es dar parte de ti y dejar que alguien o algo se entrelace con tu vida y tu ser. Las cosas que amas hablan por ti.
  • El amor es un sentimiento muy fuerte que sientes por alguien que se basa en la admiración, el respeto y que incondicionalmente intentas siempre estar a su lado ayudando con todo lo posible abarcando cualquier tema de la vida.
  • El amor es motor y sentido de la vida. Amar a los demás hace que nos preocupemos por su protección y que trabajemos para su bienestar, así hemos conseguido la supervivencia y evolución de nuestra especie. Este valor evolutivo tan importante convierte al amor en el factor clave de la felicidad. Si nos aman estamos bien, si amamos estamos aún mejor, si ponemos la felicidad de todos los demás por delante de la nuestra es cuando conseguimos paradójicamente ser de verdad felices.
  • El amor es un sentimiento que abarca muchas cosas y tiene formas muy diversas. Es aquello que siento por mi familia, mi pareja, mis amigos, la naturaleza, el deporte; aquello que me llena de felicidad y me motiva.

Si bien las Palabras que empleamos en la comunicación importan, el significado que tienen para cada uno de nosotros es exponencialmente mayor.

Fijaros en la diversidad de interpretaciones de un mismo valor. Algunas definiciones recogen los conceptos de dar y recibir, otras hablan de sentimientos, algunas ponen el foco en la otra persona o personas, otras en el compartir, …

En ocasiones decimos que compartimos valores con determinadas personas, colectivos e incluso con nuestra organización. Sin embargo, no siempre les damos el mismo sentido. Es importante detenernos y explorar que significan para cada uno. De este modo, conseguiremos construir relaciones duraderas, con conexión.

Para una verdadera alineación de valores. Lo importante es saber si dentro de las diferentes interpretaciones de un mismo valor nos sentimos cómodos y nos vemos capaces de aceptar los matices que ese valor tiene para otros. De este modo, tendremos una mayor capacidad de conexión y haremos que las relaciones interpersonales, profesionales o cualquiera que sea su índole, funcionen.

vacaciones

¡Y, por fin, las vacaciones!

Estamos ya en periodo vacacional. Ya casi todos tenemos planes para disfrutar del momento. Muchas personas llegan a ellas con un sentimiento de estrés por querer acabar todas las tareas en curso antes de irse. Por ello es importante sacar el máximo provecho de este momento.

¿Qué ha de suceder para que tengan sentido para ti y cumplan tus expectativas? Sea cual sea tu elección no pierdas de la vista el objetivo que representan para ti.

Para algunos va a ser un momento de descanso y relajación, para otros será un espacio de diversión y momento en el que realizar todo aquello que no podemos llevar a cabo cuando estamos trabajando, para otros, una combinación de todo ello. En ocasión tendrán sentido sencillamente si sabes desconectar del día a día de tu jornada laboral y realizar un simple cambio de rutinas.

Sea cual sea el sentido que tienen para ti, asegúrate de que experimentas lo que deseas. Si tus planes cambian en el curso de los días por circunstancias imprevistas, mantén tu foco en el objetivo, en aquello que les da sentido. Si hemos planificado que viajaremos en avión y se cancela, si habíamos previsto pasarlas con unos seres queridos, amigos o familiares y luego no se produce el encuentro, rediseña tus planes y no dejes de disfrutar y conectar con aquello que te ilusiona y te hace mantener una actitud positiva.

Debemos tener siempre presente que no hay una forma única de alcanzar aquello que deseamos. Si las circunstancias cambian, con ilusión, perseverancia, aceptación y flexibilidad, tendremos la capacidad de rediseñar nuestras vacaciones para volver a nuestra actividad laboral cargados de energía.

Felices Vacaciones!

El autoliderazgo factor clave del liderazgo integral

Modelo de Autoliderazgo de las 5 A’s

El pasado mes de abril tuve la oportunidad de participar en un evento organizado por @womenevolution para hablar de liderazgo y el proceso de desarrollo hacia un liderazgo eficiente. La importancia del autoliderazgo dentro del proceso de desarrollo.

Para poder ser un buen líder, para ser capaz de liderar a otros el primer paso es liderarte a ti mismo y a tu propia vida. De ahí el título el “El autoliderazgo factor clave en el liderazgo integral”

Tema de gran amplitud que para simplificar recogí en el Modelo de las 5 A’s. Se corresponden con 5 competencias clave a potenciar para alcanzar un liderazgo integral:

Autoconsciencia – Autoconfianza – Asertividad – Autenticidad – llevar a la Acción

Ser líder no es un rol, es un modo de ser y actuar, es un estilo de vida. El líder es una persona con visión, con capacidad de influir, inspirar y motivar a otros para trabajar de forma colaborativa hacia los retos que se planteen y alcanzar resultados sostenibles en el tiempo.

Requiere emprender un camino de desarrollo que pasa por 3 etapas:

  • Tener visión, definir un propósito y decidir que dirección deseas tomar que da sentido a tu vida.
  • Conocerte a ti mismo con tus fortalezas y puntos de mejora
  • Mostrarte, darte visibilidad = Capacidad de Influir e Impactar

Autoconsciencia – Si quieres avanzar en tu vida y alcanzar aquellos retos y oportunidades que se presentan, deberás cambiar tu actitud, tu modo de pensar y generar consciencia de qué es aquello que deseas, poner foco en aquello que es importante para ti y abandonar aquellos pensamientos que te invaden y no te permiten pensar con claridad.

Autoconfianza – Deberás desarrollar tu autoconfianza, tu autoestima y velar por tu bienestar.

Pon en valor quién eres. Identifica cuáles son tus fortalezas, tus capacidades y talentos que dan sentido a tu trabajo y te permiten tener un buen desempeño.

Asertividad – Muéstrate asertiva. Aprende a poner límites. Se coherente con tus deseos y prioridades.

Se auténtica. Se un ejemplo a seguir. Muéstrate como eres incluso a riesgo de ser impopular con tus opiniones. Mostrarse vulnerable es parte del proceso de desarrollo. Aprende a utilizar tus puntos fuertes ante aquellas situaciones que te retan para alcanzar el éxito.

Acción – No dejes de avanzar hacia aquello que anhelas.

¡Potencia tus 5 A’s!:

Autoconsciencia – Autoconfianza – Asertividad – Autenticidad – llevar a la Acción

¿Qué comportamiento necesitas trabajar para “alimentar” tu autoliderazgo y tomar el mando de tu vida? ¿Cómo quieres ser percibido como líder?

“Se el cambio que deseas ver en el mundo”  (Mahatma Gandhi)

MOSTRAR O DEMOSTRAR

¡HE AHÍ EL DILEMA!

Con este post quería abrir una reflexión sobre el modo de actuar frente a los retos que se nos presentan, entre ellos, oportunidades profesionales.

Hace unos días, en una charla de liderazgo en un entorno de hombres y mujeres líderes, hablamos de la importancia de desarrollar nuestro autoliderazgo para poder ser fuentes de inspiración y avanzar con impacto positivo hacia los retos, alcanzando los resultados de forma colectiva y haciéndolos sostenibles en el tiempo. Hablamos también de cómo actúan hombres y mujeres frente a una nueva oportunidad. De ahí me vino la pregunta de si nos preocupamos más por demostrar quienes somos a través de lo que hacemos, o de mostrar nuestra valía por quienes somos, evidenciando aquellas cualidades que nos diferencian y que nos hacen únicas. Por ello el título del post “Mostrar o Demostrar, eh ahí el dilema”

Para de verdad avanzar en tu liderazgo y alcanzar aquellos retos que se presentan ante ti, mostrarse es clave. Sin embargo, en muchas ocasiones la realidad es que destinamos más tiempo a demostrar. Nos da miedo que se vea nuestra vulnerabilidad. Sin embargo, aceptarla y mostrarla es parte de nuestra autenticidad.

Para avanzar en esta reflexión, quiero compartir la definición que recoge el diccionario de ambas palabras:

Demostrar: Hacer patente que determinada cosa es verdad o se cumple, generalmente por medio de algún razonamiento o acción. Wikipedia: una demostración debe demostrar que una afirmación es siempre verdadera.

Mostrar: Hacer patente o dar a conocer una cualidad, un sentimiento o un estado de ánimo. Ej. «mostrar alegría»

Demostrar se asocia a las acciones que emprendemos y Mostrar a quienes somos y que comportamientos tenemos. Demostrar se vincula al HACER y Mostrar al SER.

 

¿Cómo encontrar el balance adecuado entre mostrar y demostrar? ¿Cómo buscar el equilibrio entre el ser y el hacer? 

Para resolver la duda. cuando sientas que la acción te sobrepasa, párate y piensa cuáles son tus deseos, quién eres, qué te hace único y qué necesitas para avanzar en el buen camino. La motivación de la promoción puede llevar a trabajar como si no hubiese un mañana. Por ello es especialmente importante parar para identificar y emprender acciones con consciencia de lo que es verdaderamente necesario y contribuye en el logro de lo  que deseamos.

En mi día a día me encuentro con grandes profesionales que se sienten sobrepasados e inmersos en la acción. Algunos de ellos, sienten la necesidad de estar en el constante hacer para demostrar su valía. Tienen la percepción de que si bajan el nivel no serán bien vistos en la organización, no serán reconocidos con la profesionalidad que se les supone. En ocasiones, incluso llegan a pensar, que pueden defraudar a aquellos que han confiado: Su preocupación por demostrar les puede llevar al bloqueo y a alimentar sus miedos: qué dirán, seré capaz, …. En general se trata de personas con un elevado nivel de perfeccionismo y sobre-exigencia. Estos comportamientos llevan a generar un alto nivel de desgaste con una mirada cortoplacista. Mirar al futuro a más a largo plazo, mientras viven en un constante hacer con excelencia, les puede llevar al estrés y a bloquearse. Muchas de estas personas saben que poniendo foco sólo en el hacer y aceptando todo lo que se les propone, les hace vivir en un estrés continuo. El trabajo aquí es descubrir cómo parar y salir del bucle que se genera.

El contexto en el que vivimos y las nuevas tecnologías hacen que no haya tiempos de descanso: chats, emails, redes… Todo ello estimula a la acción y nos aleja de conseguirlo.

 

Por ello, deberemos navegar entre el mostrar y demostrar. Realizar una introspección y conectar con quienes somos para saber que podemos aportar cuando estamos siendo nuestra mejor versión. Desde ahí, se allana el camino y podrás identificar y emprender aquellas acciones alineadas con aquello que anhelas.

Para concluir, diré que mostrarse es brillar con luz propia, por ello, exponte a ser visto incluso a riesgo del que dirán.

No se trata de que tus ideas sean aceptadas. Se trata de sentir que son tenidas en cuenta, y escuchadas. Para saber que aportamos valor, debemos ser capaces de generar conexión con las personas de nuestro entorno. La única manera de hacerlo es mostrándonos, abriéndonos y aceptarnos como somos.

Hagas lo que hagas, Brilla con luz propia!

Mujer VIP

Reconoce la líder que hay en ti. Se tu mejor versión

Sea cual sea tu entorno y las circunstancias que te toquen vivir, muestra tu mejor versión. Reconoce la líder que hay en ti.

La ley recoge un plan de igualdad, un conjunto de medidas orientadas a alcanzar la igualdad de trato y de oportunidades en la empresa entre mujeres y hombres y eliminar la discriminación por razón de sexo.

En el entorno empresarial actual, se constata que las cualidades de un liderazgo femenino- un liderazgo empático, inclusivo, que genera conexión y potencia el trabajo en equipo-, es más apreciado

Hombres y mujeres, tenemos cualidades que nos diferencian y empoderan. Es preciso trabajar para mostrarte como eres y demostrar que es lo que te hace única.

¿Qué necesitamos para hacernos visibles y progresar?

Ser una mujer VIP: Visible, con Impacto y Proactiva

Visible – Muéstrate como eres. Muestra aquellas cualidades que te hacen única, con tus valores, capacidad y conocimiento Da el paso aún a riesgo de equivocarte. Deja de lado tu miedo a fallar, aquello que no te va a permitir avanzar.

Actúa con Impacto. Se un modelo a seguir. Actúa con Autenticidad y asertividad. Desarrolla tu capacidad de inspirar e influir en los demás para alcanzar los retos de forma colectiva.

Proactiva – Sal de tu área de confort. Cuando se presenta una oportunidad laboral, da el paso. Observa aquellas cualidades que están en ti que sabes que puedes aportar a la posición. No pongas el foco en todo aquello que te puede alejar de ella. Mira qué es lo que necesitas tu para sentirte plena. Tomar riesgo es necesario para prosperar.

Se consciente de las cualidades que te diferencian y que hacen de tu liderazgo un ejemplo a seguir. Identifica las barreras que no te dejan progresar y lánzate a la acción.

Todo ello te permitirá evolucionar de un liderazgo reactivo, en el que el perfeccionismo y la sobre exigencia te llevan a realizar el trabajo en los más altos estándares de calidad, sin saber decir que no, con miedo a fallar y debiendo entregar todo a tiempo, a un liderazgo creativo, de mujer empoderada, capaz de gestionar una comunicación asertiva y empática, en donde las relaciones con los demás son claves para la eficiencia colectiva. Desarrolla tu capacidad de Influir en las personas con el propósito de lograr objetivos concretos y mejorar el desempeño.

¡Si quieres, puedes!

Las cualidades de un liderazgo integral frente a un futuro incierto

El equilibrio de las competencias de liderazgo entre Tarea y Relación es esencial

En los últimos años se ha observado la necesidad de adecuar el estilo de liderazgo hacia un liderazgo más empático y humano para evolucionar de forma eficiente.

El entorno actual, en el que la incertidumbre y la complejidad son una constante, es preciso cambiar nuestro modo de actuar. Son constantes las vivencias que hacen que la situación y necesidades cambien día a día. Lo hemos visto con la pandemia, con el cambio climático y con la transformación digital. Sabemos que están, vemos la necesidad de actuar y a la vez, es difícil proyectar las acciones que nos van a permitir avanzar. El modo de visionar el futuro es muy cambiante. Ya no vale predecir un futuro diseñando un único camino para alcanzarlo.

Un liderazgo creativo ha de sostener un buen equilibrio entre las competencias asociadas a la tarea y las que están asociadas a la relación que generan conexión (Modelo de liderazgo de Leadership Circle).

Las mentes más racionales tienden a trabajar más desde la lógica, planteando una visión con planificación y análisis. Son perfiles más proactivos, a los que puede resultar más fácil tomar decisiones y avanzar. Los perfiles más orientados a las personas saben generar conexión y dedican más tiempo a construir relaciones empáticas que permiten abordar los temas desde la colaboración y aprovechar el talento de todos los integrantes del equipo para avanzar hacia una visión común. Seguro que si exploramos nuestro estilo propio veremos que tenemos un poco de todo y, a la vez, nos podemos dar cuenta de que nuestra balanza entre el logro y la capacidad de relacionarnos, está descompensada. Hemos de tener en cuenta que la fusión de ambos patrones, llevan a un liderazgo creativo e integrador. Por ello deberemos trabajar en potenciar aquellas cualidades que nos van a permitir ese equilibrio y que nos van a abrir nuevas oportunidades de crecimiento. Si sientes que te dejas llevar por el análisis, mira de compartir reflexiones sobre tus observaciones de forma colaborativa.

La combinación de orientación a los resultados con la orientación a las personas nos permite trabajar con un liderazgo efectivo que hace que los resultados sean sostenibles, en el largo plazo.

Hasta hace pocos años, cuando trabajábamos en las variables para nuestros planes futuros, uno de los factores de peso era lo vivido en el pasado. Hoy, en un entorno tan incierto, predecir el futuro es todavía más retador. Debemos desarrollar la capacidad de plantear diversos escenarios que nos permitan retomar el camino con agilidad cuando las circunstancias proyectadas cambien.

Recuerdo una de mis experiencias empresariales en las que el director general quiso plantear un plan a 10 años. Parecía una locura y quizás lo fuera. Ponerse un reto con un fin en mente, es de gran ayuda si trabajas con una mente abierta y con flexibilidad. Si un camino se trunca, debemos estar preparados con otras ideas que nos permitan emprender por un camino alternativo que nos ayude a alcanzar nuestra visión común. Ser conscientes de nuestra vulnerabilidad y estar preparados para equivocarnos y rectificar. En la experiencia comentada, la proyección a tan largo plazo y construida de forma colaborativa, nos permitió reflexionar sobre escenarios diversos y sortear los obstáculos que iban surgiendo.

¿Qué cualidades necesita nuestro liderazgo para proyectar en un futuro incierto?

Por un lado, aquellas asociadas a un buen desempeño y las que nos acercan a las personas. En definitiva, trabajar de forma colaborativa, con capacidad de planificar, ser proactivos, tomar decisiones en tiempo y forma y, a la vez, mostrar nuestra capacidad de relacionarnos con una mente abierta que nos permita ser creativos, conscientes de nuestra vulnerabilidad y saber abrazar el talento colectivo, sin olvidar desarrollar nuestra empatía para generar relaciones generosas que promuevan la conexión y la colaboración.

¿Estás preparado?

¡Haz que el 2023 sea el viaje de tus sueños!

Emprende un año de éxito

 

Iniciamos un nuevo año y con él, nuevas ilusiones. Cada año en estas fechas, nos planteamos nuevos retos, soñamos con situaciones que deseamos fervientemente que ocurran en el nuevo año. Pensar que nuestros sueños han de convertirse en realidad es algo recurrente que acaba siendo un tópico. No siempre nuestros sueños se ven cumplidos, si bien, en la mayoría de las situaciones el alcanzarlos está en nosotros.

¿Qué hacer para que se conviertan en realidad?

En algún lugar escuché, el éxito no es un evento es un proceso. «Un viaje en el que hemos de descubrir y disfrutar del trayecto hasta llegar al destino deseado».

«El único viaje imposible es el que nunca comienzas» Tony Robbins

Para alcanzar tus retos, para emprender “el viaje de tus sueños” deberás empezar diseñando el camino. Te puede ayudar el pensar en estos pasos:

  1. Define tu sueño, aquello que deseas alcanzar, el destino.
  2. Diseña el camino que deseas seguir.
  3. ¿Cuáles son aquellos lugares de interés que no debes dejar de visitar? Párate y piensa en aquellas pequeñas acciones que te permitirán avanzar.
  4. Revisa con qué recursos cuentas y qué es lo que debes añadir.
  5. Haz frente a los obstáculos que se presentan en el camino y que te hacen cambiar de rumbo.
  6. No dejes que te invada la frustración y busca rutas alternativas que te permitirán alcanzar el destino soñado. Sé curioso y no te des por vencido.
  7. Disfrutar de la experiencia, del día a día y celebra el éxito de haber conseguido lo que deseas.

Con compromiso alcanzarás todo aquello que te propongas

Lo importante es disfrutar del camino. De aquellas pequeñas acciones que te acercan a tu objetivo. No te exijas al inicio alcanzar tu reto sólo empezar. En 2023 tienes la oportunidad de iniciar el viaje dando un paso cada día; 365 pasos que te acercarán a tu sueño.

¡Mis mejores deseos y mucho éxito!

¡FELIZ AÑO!