acuerdo

El camino que nos lleva del conflicto al acuerdo

En nuestras relaciones del día a día, si queremos vivir en armonía, hemos de esforzarnos en comprendernos. Desde el entendimiento, las relaciones fluyen con naturalidad y conseguimos alcanzar lo que nos proponemos sin bloqueos, sin estrés, con mayor felicidad.

¿Qué ocurre cuando nos sentimos ninguneados, incomprendidos o rechazados?

A diario, vivimos situaciones, en las que nos sentimos así. Es importante entender cuál es nuestra posición ante el tema y buscar la mejor manera de generar conexión con los demás, para poder expresar y compartir nuestras ideas con facilidad.

Para ello debemos recordar quiénes somos, cuáles son nuestras fortalezas, nuestros valores y desde ahí avanzar y explorar qué ocurre en nuestras relaciones, qué impacto generamos en los demás.

¿Qué puedo hacer yo para que estas relaciones funcionen y sean productivas?

Para convertir el conflicto en algo positivo es preciso tener claridad sobre las diferentes posiciones frente a un tema. Asimismo, poder expresar las ideas desde un alto nivel de escucha y con respeto, para así alcanzar la mejor solución para las partes.

Por ejemplo, cuando alguien no realiza bien su trabajo acabará interfiriendo en el tuyo, y posiblemente, hará que falles y que tengas que dedicar más tiempo que el necesario para poder cumplir. Esto, con un alto nivel de probabilidad, llevará la relación a una situación de conflicto.

A uno de mis clientes le estresaba el incumplimiento reiterado en los plazos de entrega a un cliente. En la cadena intervenían diversas personas. Su interlocutor, dentro de la empresa, siempre le entregaba la información sin tiempo de reaccionar y dar el servicio adecuado al cliente.  En las reuniones que se hacían para corregir la situación se caía en el error de hablarse de forma acusatoria, sin buscar cómo darles la vuelta. Se enfrentaban desde la culpa (no me has entregado la información)y la evasión (cambio de tema). Para solucionar una situación como esta, es imprescindible que las partes se saquen su coraza (la culpa y las evasivas) y exploren lo que si está en sus manos para corregir la situación. Pueden hacerse preguntas como: ¿Hasta qué punto este tema es prioritario para las dos partes? ¿Cómo se han pactado las fechas? ¿Quién ha de intervenir y qué necesidades tiene cada uno de los actores y departamentos implicados?

Cada persona tiene un modo de percibir la realidad diferente y por tanto nuestra forma de impactar y nuestras necesidades, prioridades y preferencias son distintas. Esto hace que aflore el conflicto. Nadie tiene la razón; todos pueden tener parte de razón. Las respuestas para afrontar un mismo tema, una misma situación pueden ser diversas. Desde esta consciencia, para poder acercar posiciones es importante empatizar y conocer qué hace que la otra persona actúe de ese modo en concreto frente al tema. Desde este lugar será mucho más fácil acercar posiciones. Por ello es preciso poner el foco en la situación a tratar, en lo observable y no en la actitud de la persona o en la forma de expresarse.

Es importante reflexionar y ser conscientes de hasta qué punto soy causa del conflicto.

Cuándo alguien me pregunta sobre un tema, ¿respondo después de escuchar o reacciono sin pensar?

Puede ser útil seguir las siguientes pautas para resolver las situaciones de conflicto – “PEACE”:

P: Posición personal de las partes. Observar cuáles son los pensamientos de cada persona. Reflexionar sobre nuestra propia posición de forma objetiva, separándolo de las emociones que han surgido.

E: Empatizar. Saber comprender cómo está viviendo la otra persona la situación. Entender cuál es su perspectiva. No necesariamente compartirla pero si explorar posibles puntos en común.

A: Acercamiento. Acercar posturas a partir de aquellos puntos de la propuesta que siento que puedo aceptar y que pueden ayudar a acercar posiciones

C: Colaboración y Creatividad. Trabajar en una nueva propuesta de forma colaborativa. Si no llegas a poder defender tu posición al 100%, buscar aquella propuesta que se haya construido con creatividad entre las dos partes.

E: Establecer acuerdo– Tomar compromiso sobre la solución encontrada.

De este modo conseguiremos avanzar y aportar valor, a la vez que trabajaremos de forma colaborativa.

Empatía, colaboración, disciplina… ¿Cuáles son tus valores fundamentales?

Descúbrelos y observa su impacto en tu comportamiento y en la toma de decisiones.

Iniciaré el post definiendo qué son los valores. Son aquellos principios que definen nuestro comportamiento como personas. Son creencias fundamentales que nos ayudan a elegir cómo actuar frente a diferentes circunstancias de nuestra vida.

Las cosas que nos disgustan, nos frustran o nos ponen tristes no nos dejan ver cuáles son nuestros valores más importantes. En ocasiones, las circunstancias que nos toca vivir, hacen que en ocasiones descuidemos nuestros valores.

Cuando en nuestras vidas sentimos que estamos actuando conforme a nuestros valores, nos sentimos mejor, más plenos y con energía positiva. Por ello, vale la pena hacer un ejercicio para descubrir qué valores son importantes para nosotros y cómo los podemos honrar.

Os brindo un momento de reflexión para explorar que valores sentís que hoy están presentes en vosotros y cuáles son especialmente importantes en vuestras vidas. Dado que cada persona es diferente y los puede percibir de modo distinto, cuando menciones un valor, te invito a explorar aquella cadena de palabras o metáforas que mejor lo definan.

Un buen ejercicio para conocerlos es explorar situaciones de nuestras vidas en las que hemos sabido superar alguna situación difícil para nosotros. Hoy hay valores que parecen estar muy presentes en todos nosotros y que frente a estas circunstancias se pueden ver reforzados. Para saber que significado tienen para ti y como pueden influir en tu forma de actuar y en la toma de decisiones, debes dar respuesta a las siguientes preguntas:

¿Qué valores sientes que están presentes? ¿Cómo los vives? ¿Qué sentido tiene cada uno de ellos para ti?

Por ejemplo, en el momento actual algunas personas se sienten atrapadas por la situación, por estar en sus casas confinadas. Para estas personas, el valor de la libertad es relevante. Lo primero que se deben preguntar es: ¿Qué es para mi libertad?. Para unas personas será la necesidad de poderse expresar sin ser coartados o juzgados y para otra persona podrá ser la libertad para salir de casa, viajar… Un significado estará más asociado a la libertad de pensar y otro a la libertad de actuar.

Disciplina, planificación, organización, … Son valores que están presentes cuando deseas sostener la situación de confinamiento de forma planificada, cuando se aplican las normas para evitar la propagación del virus, cuando realizas actos solidarios ante estas circunstancias que nos ha tocado vivir.

Solidaridad: Unión, comunidad. No estoy sólo.

Colaboración: ayudar, dar sin esperar nada a cambio, empatizar, trabajar juntos…

Salud: Habrá personas que la definirán como algo físico, científico y otras como algo mental e incluso algunas asociarán este valor a disfrutar de una alimentación saludable.

En este último caso, en la definición del valor, pueden aparecer palabras como realizar ejercicio, ir al gimnasio, estar en movimiento…

Familia: seres queridos, unión, amor, …

Amor cariño hacia los míos, sentimiento de confort y cercanía con las personas queridas, protección hacia los que sufren, a los que pierden a seres queridos y no se pueden despedir,…

Hoy hablaba con una clienta y me explicaba que en este momento de autodescubrimiento ha podido valorar las cosas buenas que le aportan las personas de su entorno. Antes ponía mucho foco en lo que hacían supuestamente mal o que no estaba alineado con sus formas de pensar. Hoy ha descubierto cosas que antes no había visto. Ha pensado en su relación desde aquello que es importante para ella. Ha potenciado el valor de la amistad.

En definitiva, los valores son parte de tu SER. Para ser feliz has de hacer que esos valores se reflejen en tus acciones.

Alguien de forma sabia me dijo un día que “Los valores son la brújula que nos guía en la toma de decisiones, en momentos difíciles” Los valores definen nuestra forma de actuar en nuestro camino hacia la consecución de nuestros objetivos.

Conectar con tus valores te hace generar consciencia y afrontar la situación con positividad.

¿Cómo se manifiestan hoy tus valores fundamentales en tus acciones en el entorno actual?

liderazgo

Liderazgo en entornos inciertos

liderazgo

En la época actual se están produciendo cambios profundos y transformaciones en la sociedad y en las organizaciones a nivel global.  Nada es previsible y los cambios se suceden con gran rapidez y a gran velocidad. Gran parte de estos cambios se han producido por la digitalización que ha venido para quedarse y ha obligado a las empresas a innovar y a cambiar su forma de hacer las cosas para poder seguir siendo competitivas. Para ello los líderes han tenido que adecuar, además de los modelos de negocio, su manera de gestionar las personas.

Para tener éxito en la transformación digital se necesita el conocimiento de los expertos así como el compromiso y alineación de todas las personas de la organización. Es clave ser conscientes de la actitud que se debe adoptar en esta nueva situación. Es preciso abandonar un estilo autoritario centrado en la tarea y adoptar un estilo centrado en las personas que potencie su desarrollo y colaboración para alcanzar los resultados de forma colectiva.

Para actuar rápido y de forma eficiente, no se debe caer en el error de querer avanzar solos. Es esencial que los líderes en este momento desarrollen su capacidad de inspirar a otros y conseguir que los diferentes colaboradores de la empresa le sigan y contribuyan aportando su talento.

“La cooperación es la convicción plena de que nadie puede llegar a la meta si no llegamos todos” (Virginia Burden)

Es importante reconocer que su modo de hacer las cosas no es el único y debe permitir que todos contribuyan con su conocimiento y creatividad, a alcanzar la visión común.

Trabajando de forma colectiva y colaborativa, los resultados son siempre exponencialmente mayores. Tirar del carro sólo, si bien a priori parece que aporta agilidad y acorta los procesos de decisión, puede convertirse en un arma de doble filo. En muchas ocasiones, lo que se consigue es cortar la inspiración e iniciativa de las personas de tu entorno a la vez que puede provocar duplicidad del trabajo y malentendidos.

Como dice un proverbio africano “si quieres ir rápido camina solo, si quieres llegar lejos ve acompañado”

Por ello, los líderes en el momento actual han tenido que desarrollar las cualidades que les han permitido empoderar a sus colaboradores y ayudarles a trabajar con autonomía y a tomar decisiones manteniendo la motivación. Fomentar la colaboración, la participación y potenciar la responsabilidad, han sido claves en un liderazgo eficiente.

Principales características del Liderazgo en el entorno actual

  1. Flexibilidad Aceptar la nueva situación con proactividad. Adaptarse al teletrabajo con eficiencia.
  2. Creatividad, Ser imaginativos, experimentar, hacer cosas nuevas para afrontar la nueva situación compleja y cambiante. Si hemos sido capaces de ser creativos en un momento tan convulso como el vivido, seguro que podemos proyectar el futuro con innovación.
  3. Poner el foco en las personas. No nos olvidemos de que por encima de la tecnología están las personas. Por ello es cada vez más importante ser más empáticos, escuchar y potenciar la relación.
  4. Aceptar la diversidad Ser consciente de quien tenemos a nuestro alrededor y saber aprovechar el talento que nos puede aportar cada una de las personas que colaboran con nosotros. Aceptar las diferentes formas de pensar nos abre nuevas perspectivas y nos hace ver cosas que solos quizás nunca las hubiésemos visto.
  5. Capacidad de influir. La transformación digital requiere involucrar a las personas de la empresa para apoyar y ayudar en los momentos más críticos y conflictivos. Es esencial conseguir que los colaboradores incrementen su motivación, se sientan parte y muestren interés por la empresa y su evolución.
  6. Mejora de la comunicación. Comunicar el cambio con agilidad. Anticípate. Es muy recomendable realizar una comunicación fluida y constante, con todas las personas involucradas en los objetivos planteados en la transformación. Se deben compartir los avances y resultados que se van consiguiendo, los fallos que deberán servir para aprender y explorar nuevas perspectivas y analizar posibles mejoras.
  7. Tomar Compromiso Mantenerse firme ante los constantes imprevistos.

El liderazgo ideal hoy es el líder visionario, proactivo y auténtico capaz de generar resultados desarrollando su capacidad relacional trabajando con empatía y con asertividad con las personas de su entorno.

propósito

Cómo avanzar hacia tus retos. Abona el camino hacia tu propósito

propósito

Ya sea un nuevo proyecto, un nuevo puesto en la empresa, un nuevo estilo de vida, … no dejes que te arrastre el conformismo y abona el camino hacia tu propósito.

Iniciamos el año y con él un montón de intenciones y objetivos que deseamos alcanzar. Como indicaba en mi Post anterior es imprescindible poner el foco en el propósito. Con frecuencia ocurre que como es algo tan grande y tan importante para nosotros, cuando queremos llevarlo a la práctica, nos viene a la mente todo aquello que no somos capaces de hacer, que no nos va a permitir alcanzarlo. ¿Cómo eliminar esos pensamientos y seguir adelante con nuestro propósito?

Hablar de cambiar de actitud es fácil pero, ¿cómo llevarlo a la práctica?

Piensa en lo que si que es posible, en lo que si puedes hacer. Aunque a priori no lo parece, a veces corremos más riesgo de quedarnos en dónde estamos que en emprender una nueva iniciativa.

Uno de mis clientes compartió conmigo su sueño máximo a nivel profesional. Sabía que tenía que cambiar de trabajo. Le estaba impactando en su salud en sobremanera. A la vez se daba cuenta que le proporcionaba mucha seguridad económica y esto le daba tranquilidad. Esta seguridad le lastraba, le impedía pensar con claridad y avanzar en su gran proyecto, aquel que le ofrecía todo aquello que deseaba y le hacía vibrar. Cada vez que se proponía dar un paso en pro de la consecución, lo que hacía era un retroceso. ¿Qué ocurre si abandonas los impedimentos que encuentras en el proceso, las excusas? En el caso de mi cliente ¿hasta dónde puede llegar si la seguridad no es relevante en su camino?

En ocasiones, alimentamos e invertimos en aquello que es conocido para nosotros, que nos da tranquilidad, sin ser conscientes del coste que conlleva. Para progresar debemos invertir y poner el esfuerzo en aquello que nos acerca a nuestros retos.

¿De qué va a depender que consigas tu propósito?

Todo reto, todo camino que emprendes, necesita que abandones tu zona de confort y hagas cosas nuevas.  Identifica aquellos cambios que necesitas hacer para avanzar. Todos tenemos una realidad que afrontar. Lo más difícil es dar el primer paso:

6 claves para avanzar hacia tus retos:

  1. Ante una indecisión, aprende a “parar” antes de actuar y reflexiona. “Para, piensa y luego actúa”. Piensa en todo aquello que te hace sentir bien y en todo lo que te gusta hacer. Haz alguna actividad que te relaje mentalmente, medita, practica respiraciones profundas, …
  2. Céntrate en el momento presente y explora cuáles son las acciones que te pueden acercar a tu propósito.
  3. Identifica aquellas excusas que te pones y que te restan energía. Pregúntate cómo sería el proceso si ese impedimento no existiese. Con el ejemplo que he compartido, ¿qué necesito para alcanzar mi objetivo si la seguridad no fuese importante?.
  4. Mira los temas con una mirada apreciativa, positiva. Sonríe. Sonreir eleva el estado de ánimo y es contagioso.
  5. Planifica tu día y asegúrate de que recoges en tu agenda alguna acción que está alineada con tu propósito.
  6. Toma compromiso. Asegúrate que todo aquello que has registrado y que has definido que necesitas hacer, no es una simple intención y te comprometes a hacerlo.

Descubre los pequeños pasos que te abren camino hacia tu propósito. Lo que nos impide alcanzar nuestros retos no es lo que no sabemos hacer sino lo que dejamos de hacer.

La base del éxito está en experimentar. Los errores no te hacen más débil, te fortalecen. Has de estar dispuesto a fallar para tener la oportunidad de aprender.

¡El éxito se consigue con el trabajo del dìa a día!